×
Modal title
                     

Regístrate información sobre el modelo educativo.

Nombre:
Por favor, introduce tu nombre.
Email:
Por favor, introduce tu email.
Teléfono:
Por favor, introduce tu número de teléfono.
                     
¿Formas parte de la familia Andes Culiacán?

No
Acepto términos del aviso de privacidad
Por favor, accepta los términos del aviso de privacidad.
Registrar
Obtén información sobre la red y nuestro modelo educativo solicitando información personalizada

Últimas novedades del Instituto Andes Culiacán

Entérate de las noticias de la red y nuestro colegio
×
Modal title
                     

Regístrate información sobre el modelo educativo.

Nombre:
Por favor, introduce tu nombre.
Email:
Por favor, introduce tu email.
Teléfono:
Por favor, introduce tu número de teléfono.
                     
¿Formas parte de la familia Andes Culiacán?

No
Acepto términos del aviso de privacidad
Por favor, accepta los términos del aviso de privacidad.
Registrar
Mensaje de bienvenida al ciclo escolar 2018-2019

Como Director del Instituto Andes Culiacán, me enorgullece dar la bienvenida a los alumnos, docentes, administrativos y padres de familia, que conforman nuestra maravillosa Familia y los felicito por ser parte de una institución tan noble como la nuestra; poniendo en manos de Dios, Nuestro Señor, todos los frutos que seamos capaces de conseguir.

Mensaje de bienvenida al ciclo escolar 2018-2019 – Demo

Como Director del Instituto Andes Culiacán, me enorgullece dar la bienvenida a los alumnos, docentes, administrativos y padres de familia, que conforman nuestra maravillosa Familia y los felicito por ser parte de una institución tan noble como la nuestra; poniendo en manos de Dios, Nuestro Señor, todos los frutos que seamos capaces de conseguir.

Mensaje de bienvenida General

Como Director del Instituto Andes Culiacán, me enorgullece dar la bienvenida a los alumnos, docentes, administrativos y padres de familia, que conforman nuestra maravillosa Familia y los felicito por ser parte de una institución tan noble como la nuestra; poniendo en manos de Dios, Nuestro Señor, todos los frutos que seamos capaces de conseguir.